Surfing USA

Me Levanto temprano, Demasiado temprano para pensar en el frío que me dará en algunos minutos. A estas horas mi cuerpo y mi mente se mueven por pasos. Uno a uno. Pie derecho al piso, pie izquierdo al piso, fuerza en la panza, cabeza adelante…estoy de pie. Siguiente paso. Baño, Dientes, Ropa…poca ropa por que a donde voy me la voy a quitar de cualquier forma, para ponerme una extra piel que supuestamente hará que el agua no se sienta a los 5 grados a los que esta. Desayunar sin hambre es como ponerse un zapato demasiado chico, pero hoy es necesario, de algún lado he de sacar la fuerza que hará que pase esa barrera blanca de espuma, que en todo momento empuja al lado contrario a donde he de llegar. 10 minutos de trayecto no esta mal. Todavia no decido si estoy despierto o si lo que me va a despertar sera la arena fria en mis pies. El Trayecto a pie es largo, y la neblina marina hace que el paso bajo el puente me recuerde a mas de un libro de vampiros ( vegetarianos o carnívoros). La tabla que cuelga en mi hombro pesa a cada paso un poco mas, pero el sonido de las olas a lo lejos acelera mis pies hasta cruzar las vías del tren que, atinado, decide dar los buenos días a todos los que estamos ahí. Aviento mi mochila junto a la roca mientras decido que, si ya estoy aquí, no puedo desperdiciar la oportunidad solo por lo fría que estará el agua. Se muy bien lo que voy a sentir y así pasa. Mis pies reciben las agujas y le dicen al resto de mi cuerpo que se prepare, 10 metros después pasa lo inevitable al sentir como la pared de espuma envuelve mi cara. Entonces todo desaparece. Lo único que importa es remar hacia la calma que esta detrás de la espuma, no hay nada mas en mi mente, nada mas. Nunca es fácil, no para mi. Una y otra vez me avientan hacia atrás haciendo que mi poco avance desaparezca en un instante pero no se puede dejar de luchar…un poco mas. De repente y sin saber como, la pared va de blanco a azul y entonces estoy del otro lado. Hoy el mar es de vidrio y el lugar, este lugar es nuestro. Recupero el aliento y espero, viendo hacia la inmensidad que me separa de el siguiente continente espero. No pasa mucho tiempo cuando empiezan a llegar. Una de ellas lleva mi nombre y la veo. y la leo. y la espero mientras mi corazón acelera el paso. Mientras mis músculos se preparan para atacar en el momento preciso. Y entonces llega. Y es este el momento cuando no existe nada. No hay sonido, no hay frio, no hay memoria, no hay nada mas que la ola que me atrapa mientras me deslizo sobre ella. y me lleva, no de regreso sino hacia adelante, y a ningún lado mas que a mi mismo.

Blu

  • Hey! No sabía que tenías un blog, que bien…

    Siempre he querido aprender a surfear pero no se me da mucho que digamos eso del deporte, extremo o no. Admiro cabrón a la gente que surfea.

    Seguiré leyendo. También te pondré en los links de mi blog, hope you don’t mind.

    Besos.
    Mon

  • Dianaqt

    Hola!!! Dime q el de la foto eres tu!!!
    siempre me han encantado tus chinos!! Como se nota q te encanta la adrenalina caray!!! Yo el dia q me subi a una tabla de surf… mori del miedo!!
    BeSiToS!!!