Somebody Out There

La niña sostenía la guitarra entre sus manos mientras afuera la lluvia era testigo del caos en la avenida. Poco perturbada y con la mirada reflejando entera concentración, la niña de los cabellos dorados movía torpemente los dedos sobre el cuello de la guitarra. De vez en cuando una ligera sonrisa escapaba de sus labios y sin sonido reflejaba que por fin la guitarra le había dejado ver, claramente alguno de sus tantos secretos.
El ruido de los coches desesperados por avanzar unos centímetros hacia su destino no era suficiente para callar la felicidad que a través de esa ventana viajaba hasta los ojos de quienes, por suerte, apuntaban la mirada en esa dirección.
Un segundo juego de manos apareció de repente alejando la madera del cuerpo de nuestra niña, quien fijamente miraba a su maestra tratando de que por sus ojos se grabara todo el conocimiento impartido por la mas experimentada.
La guitarra regreso a manos de la niña de los cabellos dorados quien, una vez mas postró sus dedos poco acostumbrados y adoloridos por la practica sobre las cuerdas cuando de repente dos cosas pasaron simultaneamente: Ella solto una carcajada y los coches se movieron dejandola de ver…

Blu

  • StephannyApril

    OMG! Que buena historia Blu! deberías escribir un libro de cuentos cortos!! me recuerda un poco el estilo de Amparo Dávila! Gracias por compartirla!

  • Roguex42

    <3 me encanta 🙂